El Aceite de laurel es un aceite esencial altamente clasificado en la aromaterapia debido a su estructura única. Contiene elementos de casi todos los grupos químicos que forman parte de los aceites esenciales. El resultado de ello es el rango terapéutico amplio.

Aceite de hojas de laurel

  • Apoyo al sistema inmunológico en los estados de estrés y su debilitamiento

  • Efecto beneficioso sobre la recuperación de las funciones fisiológicas
  • Comprobada su eficacia en la reducción de la tos irritativa y en la estimulación de la secreción mucosa
  • Se recomienda para problemas de várices dolorosas
  • Apoyo a periodontitis, gingivitis, úlceras bucales, dolor de muelas
  • Proporciona protección contra las enfermedades virales y la gripe
  • Para la migrañas y dolores de cabeza
  • Fomenta el crecimiento y la regeneración del cabello

Aciete esencial de laurel para la salud y belleza

El Aceite de laurel es un aceite esencial altamente clasificado en la aromaterapia debido a su estructura única. Contiene elementos de casi todos los grupos químicos que forman parte de los aceites esenciales. El resultado de ello es el rango terapéutico amplio. Este aceite ha sido utilizado tradicionalmente para aliviar los problemas digestivos, pero en la aromaterapia moderna se utiliza también como antiséptico, expectorante, mucolítico, antirreumático, debido a su actividad antibacteriana y antiviral. El Aceite esencial de laurel se puede utilizar con seguridad para apoyar el sistema linfático, particularmente en los estados de estrés y debilitamiento del sistema inmunológico. Estimula la circulación sanguínea y linfática. Al frotar unas cuantas gotas de aceite de laurel sobre las glándulas linfáticas, se produce una sensación inmediata de alivio. Este aceite esencial es beneficioso para los dolores de cabeza, especialmente para migrañas. Específicamente, tiene carácter analgésico. El aceite tiene un aroma agradable y es un excelente suplemento a las fórmulas para la artritis, el dolor muscular, las várices dolorosas, y no sólo por su acción terapéutica, sino por su agradable aroma herbal y picante. En la industria cosmética se puede añadir a las cremas y lociones convencionales para la piel grasa y a los champús para cabello y cuero cabelludo graso. La inhalación de pequeñas cantidades de aceite de laurel es suficiente para atenuar la obstrucción de las vías respiratorias, reducir la tos irritativa y estimular la secreción mucosa.

Laurel, tanto para las pequeñas victorias cotidianas, como para las grandes

Laurus nobilis – el nombre procede de la palabra latina Laudare, lo que significa alabar. Su nombre está presente en muchas civilizaciones y culturas, desde los egipcios, los griegos y los romanos hasta el cristianismo. El laurel está asociado a Apolo, el dios del sol y de la belleza. El simbolismo aquí representa los poderes curativos de Apolo. El aceite tiene un aroma mediterráneo cálido y picante, parecido al alcanfor. Evoca una sensación de frescura. El aceite contribuye a ganarse la confianza en sí mismo, a elevar la conciencia y el coraje en un individuo, debido a su aroma estimulante específico. El uso del laurel como símbolo de victoria y alabanza, se recomienda especialmente a las personas introvertidas e inseguras. El aceite de laurel es uno de los aceites más fuertes utilizados en la aromaterapia. Además de los estados señalados para los que se recomienda su empleo, se puede aplicar también como un repelente para los insectos, así como para la producción de preparados cosméticos y champús.